Leti: Sanadora y Arhatic Yoga

por FSPC (0 comentarios)

Leticia de Mendoza

Leti, la queridísima tía, amiga, familiar, sanadora pránica de la primera generación, discípula directa de MCKS, se nos fue esta madrugada, serena y valiente como siempre. Dejó su cuerpo físico cansado y trajinado, cuerpo que fue su vehículo para evolucionar, amar, para servir. Pero sabemos que su alma trascendió a un plano superior desde el cual seguirá amando y sirviendo ya sin las limitaciones materiales. Porque los seres de luz siempre siguen amando y sirviendo a sus seres queridos, a sus amigos, a todos los seres sintientes. Y Leti fue y es un ser de luz…

Toda su vida terrenal fue de búsqueda, de investigación, de Meditación, de estudio con  el único propósito de contribuir eficazmente al desarrollo de la humanidad... admirable para una mujer de su época y de su sociedad. Rompió esquemas y reglas sociales limitantes sin importarle el qué dirán. Estudió en la Universidad Trabajo Social a los 43 años, luego estudió Astrología después de los 65, estudio y practicó Sanación Pránica moderna y Arhatic Yoga durante sus últimos 20 años, llegando a niveles muy avanzados en su desarrollo espiritual. No perdía oportunidad de aprender, de reflexionar, y sobre todo de servir. 

Por donde pasó, dejó una huella de amor, de voluntad al bien, de cambio en favor de los sectores y comunidades vulnerables y marginadas, un ejemplo su periodo como alcaldesa de Bosa, reto que asumió con total libertad, independencia y valentía, igual en su paso por la Empresa de Teléfonos de Bogotá... Su dedicación, servicio y apoyo a varias obras y Fundaciones como la Fundación del Niño Jesús, la Asociación María, su amor a FUNDAC, en fin, imposible nombrar todas sus actividades de proyección a la comunidad... 

Amor activo y concreto, amor universal! Así me atrevo a calificar el paso de Leti por esta vida, amor que incluía obviamente a su familia y amigos, pero que iba mucho más allá: amor activo a la humanidad, a todos los seres, a aquellos que necesitan aunque estén lejos y no sean la familia... este amor es el Amor con mayúscula, el Amor de Dios!! Que a veces no es comprendido ni aceptado... Leti lo encarnó en su vida día a día... Qué lección! Qué ejemplo  para cada uno de nosotros. 

Gracias Leti por tu vida, gracias gracias. Y gracias a Dios por Leti, qué hija tuya tan parecida a ti, Dios del Amor Universal!'

Tere, que orgullo ser hija de Leti, además heredaste, igual que tú hermana La Nana, esas ganas de vivir plenamente, de amar sin límites y de servir a la humanidad y al planeta! Qué legado tan Bello!! 

Ya ellas están juntas en el Cielo y desde allá te cuidan, te consienten y siguen amándote cada día. 

En nuestro silencio y meditación agradecemos en nuestro corazón a Leti, lo que nos enseñó y amó. Infinita gratitud! -RdM

Volver

Añadir comentario